jueves

MÁS ALLÁ DE LA CUERDA FLOJA



Hace rato que Vandregisildo había cruzado la cuerda sobre el precipicio. Pero culpa de su máxima de no mirar nunca hacia abajo durante el ejercicio, continúa su funambulismo sobre tierra firme. Alguien debería avisarle pero, ¿quién será el osado?

Por cierto, y ya que vais, decidle que un peto y zapatos no es el mejor vestuario para este tipo de acrobacias. Aunque no me hagáis mucho caso, tampoco entiendo yo mucho de este arte.